El Tribunal Supremo resuelve sobre las Cuotas Participativas de la CAM

El pasado 13 de julio de 2017, el Tribunal Supremo dictó la esperadísima sentencia que resuelve el primer recurso de casación e infracción procesal planteado sobre la adquisición de cuotas participativas emitidas por la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

En la resolución, el Pleno de la Sala del Alto Tribunal establece la responsabilidad de Banco Sabadell por la comercialización de las cuotas participativas a un cliente de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo.

Esta Sentencia pone fin al debate sobre la responsabilidad derivada de la comercialización de las cuotas participativas, que hasta ahora se discutían Fundación Obra Social de la CAM (como heredera universal de la CAM) y Banco Sabadell (como heredero del negocio financiero de la CAM).

El Tribunal Supremo resuelve los recursos de ambas entidades frente a la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia que condenaba solidariamente a Banco Sabadell y Fundación Obra Social de la CAM, considerando que la  entidad que debe hacer frente a las reclamaciones de los inversores es Banco Sabadell y subsidiariamente Fundación Obra Social de la CAM (para el caso de que el Banco no pague).

La emisión de cuotas participativas que realizó Caja de Ahorros del Mediterráneo en el año 2008 ha sido la única emisión de este producto complejo que se ha realizado en nuestro país.

En la mayoría de casos, las cuotas participativas se colocaron a clientes fieles de la Caja, sin conocimientos ni experiencia en productos de riesgo, incumpliendo la normativa bancaria aplicable.

A día de hoy las cuotas participativas se encuentran amortizadas con un valor de 0’00 euros, por lo que los cuotapartícipes perdieron la totalidad de sus inversiones.

La Sentencia del Tribunal Supremo facilita el camino judicial de aquellos que demandaron al Banco para solicitar las pérdidas causadas por la inversión y, asimismo, alienta a aquellos que todavía, a día de hoy, no han reclamado judicialmente las cantidades invertidas en la compra de dicho producto.

Ver Sentencia Relacionada.

Madrid, 27 de julio de 2017