Novación de Productos Financieros

Nos encontramos ante una “novación de productos financieros” cuando se produce una modificación del contrato sobre un instrumento firmado entre un cliente y la entidad.

El objetivo es:

  1. O eliminar el contrato anterior creando uno nuevo y distinto (novación extintiva)
  2. O modificar las estipulaciones del contrato previo en aquello que sea necesario (novación modificativa).

Cuando las entidades financieras comercializan productos que no se adecuan al perfil e intereses de sus clientes, éstos sufren los efectos negativos en su patrimonio.

Las entidades, al objeto de evitar las quejas del cliente o su marcha a otra entidad, les ofertan un nuevo producto que modifique el anterior.

Ahora bien:

  1. ¿Qué ocurre con las pérdidas que se produjeron a consecuencia del producto inicialmente contratado?
  2. ¿Puede reclamarse esa perdida?
  3. ¿La suscripción del nuevo producto elimina la posibilidad de reclamar los perjuicios del contrato anterior?

En los procedimientos judiciales en los que los clientes reclaman a las entidades el perjuicio económico sufrido por la suscripción del primer producto, las entidades alegan que la modificación o nueva suscripción que se hizo después (novación de productos financieros), convalida los errores y consecuencias jurídicas del primero y, no tienen la obligación de indemnizar y reparar el perjuicio económico causado.

Sin embargo, el artículo 1.208 del Código Civil declara nula la novación de un contrato cuando el contrato previo también lo es.

Así, para considerar un contrato como nulo deben concurrir en él la falta de elementos esenciales que lo configuran, esto es, causa, objeto y consentimiento.

Si el contrato suscrito no cumple con estos requisitos esenciales es nulo y no habrá existido desde su inicio en el tráfico jurídico.

Por ello, si el contrato original no existió por ser nulo de pleno derecho, la novación de productos financieros, ya sea extintiva o modificativa, tampoco habrá existido y no producirá efectos.

Pero, la novación de productos financieros es una materia en constante examen y controversia ante los Tribunales.

Aun así, la mayoría de las resoluciones judiciales apuestan a favor de declarar la nulidad de los contratos y sus novaciones cuando se demuestra fehacientemente que nunca se cumplieron los requisitos legales necesarios para la validez del contrato.

Por ello, y resolviendo las cuestiones anteriores, la novación de productos financieros no elimina la posibilidad de reclamar los perjuicios del contrato anterior si este es nulo de pleno derecho desde el inicio por contravenir los requisitos de validez contractuales que impone el legislador.

Loleta Linares

Letrada