ACCIONES BANCO POPULAR:

GUÍA DE UNA POTENCIAL RECLAMACIÓN

El 7 de junio de 2017 Banco Popular fue “resuelto administrativamente” por el Mecanismo Único de Resolución (“MUR”) del Banco Central Europeo, a través del Fondo de Restructuración de Ordenación Bancaria (“FROB”), al considerar que no disponía de recursos para hacer frente a sus obligaciones.

Así, a pesar de la ampliación de capital realizada el 26 de mayo de 2016, por importe de 2.500 millones de euros, en menos de un año, a través de la resolución del FROB, Banco Popular fue vendido al Banco Santander por un euro.

En este sentido, consecuencia de la resolución, todas las acciones, deuda subordinada y preferentes fueron convertidas en nuevas acciones, al objeto de recapitalizar la entidad, asumiendo las pérdidas registradas los accionistas, deudores subordinados y preferentistas.

Posteriormente, el FROB aumento el capital del Banco Popular mediante la emisión de nuevas acciones y ha procedido a la venta de la totalidad al Banco Santander por un euro.

Consecuentemente, la base de una potencial reclamación para los accionistas se centraría en la apariencia de solvencia que Banco Popular presentó a sus inversores, en sus cuentas, que no se correspondía con la realidad, como se ha demostrado con la venta de la entidad al Banco Santander.

En concreto, existen dos vías para reclamar:

  • De una parte, una factible, para aquellos accionistas que suscribieron títulos en la ampliación de capital de mayo de 2016.
  • De otra parte, otra más compleja, para el resto de accionistas que suscribieron títulos en un momento diferente.
  • Por otro lado, los titulares de deuda subordinada o preferentes podrían iniciar una reclamación a través de la nulidad de los contratos de suscripción, consecuencia del error en su consentimiento.

En este sentido, para quienes suscribieron las acciones en la ampliación de capital, las primeras noticias tras la compra del Banco Popular informaban de que Banco Santander, a través de algún método compensatorio, indemnizaría a los accionistas.

Sin embargo, el tiempo pasa y los accionistas siguen sin obtener una compensación por las pérdidas sufridas.

Por lo tanto, quien ha sufrido la pérdida de su inversión en la ampliación de capital, tendría una base sólida para iniciar una reclamación por la vía civil contra Banco Popular, debido a la existencia de inexactitudes en el folleto informativo de la ampliación de capital de 2016 emitido por Banco Popular.

Por otra parte, para los inversores que suscribieron acciones en un momento distinto a la ampliación de capital, adquirieron los títulos con la información existente en el mercado, una información infinita generada por los operadores económicos, la cual tiene que ser filtrada por el inversor, quien tiene que considerarla válida y suficiente.

Consecuentemente, sus reclamaciones deben dirigirse a la búsqueda de responsabilidades, bien en el ámbito penal contra los Administradores de Banco Popular, bien en el ámbito administrativo contra la decisión de resolución del MUR o la ejecución de la resolución por el FROB.

Sin embargo, estas reclamaciones no aseguran la devolución de la inversión pérdida.

Loleta Linares

Letrada